Todos los Derechos reservados © 2020, Marco Mares

Columna

El T-MEC, estratégico a nivel mundial en energía

Acuerdo comercial no político

Publicado

el

Según un estudio realizado por la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés), el mundo invertirá alrededor de 2,391 mil millones de dólares en 2022, esto significa que aumente 8% respecto al 2021, pero casi la mitad del aumento en el gasto de capital está relacionada con costos más altos, derivado del incremento de la inflación.

El mundo invierte 36% (851 mil millones de dólares) en el mercado de combustibles fósiles (petróleo crudo, gas natural y carbón), que va desde su extracción, transformación, hasta la comercialización. Pero a raíz de la pandemia, éste cambió y ahora quien tiene un mayor peso preponderante es el mercado eléctrico, con 41% (977 mil millones) del total de inversión mundial.

La generación con renovables representa 20% (472 mil millones de dólares), el cual está 1% por arriba de las inversiones respecto combustibles a base de petróleo crudo. El mundo está cambiando a raíz de la pandemia y la invasión de Rusia a Ucrania, a dejar de invertir en este rubro en una reducción gradual y no tácita.

Los países pertenecen al área Asia-Pacífico son los que más invierten en el mundo en combustibles fósiles (252 mil millones de dólares) y en el mercado eléctrico (469 mil millones), la tendencia es seguir incrementando.

Antes esta situación, me surge esta reflexión:

Al T-MEC, algunos países de otros continentes quisieran ser parte de él, y otros dudan el estarlo.

El tratado comercial representa, del total de inversión en energía en el mundo, 20% y:

•             17% energías limpias

•             26% mercado de combustibles

•             19% mercado de electricidad

Nuestro principal socio comercial y al que más exportamos en todos los rubros de intercambios, Estados Unidos, tiene un peso a nivel mundial de 13% (300 mil millones de dólares) del total de la inversión, y siendo el principal país, China, con un 25% (586 mil millones).

El T-MEC invertirá 475 mil millones de dólares, de los cuales, 45% será en combustibles fósiles y 39% en el mercado eléctrico.

Es una región basada en combustibles fósiles, derivado que está el primer mercado consumidor a nivel mundial, EUA y el cuarto México.

Pero, ¿quién tiene el mayor peso de estas inversiones dentro del T-MEC?

Nuestro socio comercial, EUA, lidera el T-MEC con 63% del total de la región, seguido de Canadá con 25% y después México con 12%.

Esto significa que la región tendrá un cambio drástico respecto a la forma como invertirá en las próximas décadas, y el primer paso lo ha dado nuestro vecino al aprobar el día de ayer por parte de la aprobación por el Senado de la Ley de Reducción de la Inflación, el cual es un paquete de 740 mil millones de dólares, donde 51% (375 mil millones) será utilizado para hacer frente al cambio climático, principalmente en inversiones en la producción de energías renovables (la instalación de placas solares será subsidiada en 30%) y reembolsos fiscales para los consumidores que adquieran vehículos eléctricos nuevos (7,500 dólares) o usados (4,000 dólares). Además, contempla una nueva cuota sobre el exceso de emisiones de metano derivadas de las perforaciones de petróleo y gas, y otorgaría acceso a las empresas de combustibles fósiles.

Todo esto significa que el gasto en Energía en la región aumentará, principalmente en la generación de electricidad y será en energías solar y eólica, además que esto ocasionará un cambio en la fabricación de coches de combustión a eléctricos y un mayor acceso y desarrollo de tecnologías para el futuro.

Entonces, regresando a mi reflexión, muchos países quisieran estar en el T-MEC o tener una frontera comercial con EUA. Estamos pensando que el tratado comercial es un acuerdo político e ideológico, cuando es todo lo contrario, es la puerta para estar en el futuro, y a subiendas que dejara en forma gradual de depender de los combustibles fósiles en esta región.

La industria de los combustibles hoy influye en las economías mundiales, derivado que la movilidad del mundo depende estos para mover productos, insumos, personas e industrias, siendo de un peso de una vida útil no más allá del 2050, pero continuando su uso por algunos países con base a sus políticas actuales energéticas como México.

El mundo invierte en energía, pero no todo el dinero utilizado proviene de un gasto público, gran parte de este riesgo de capital es por inversiones privadas que se sienten cómodas bajo las regulaciones de cada país que permitan recuperar la inversión, y reinvertir las ganancias dentro del país conforme el mercado vaya creciendo.

México está en una posición territorial de intercambios comercial, tecnológico e inversiones, envidiable, y todo depende ahora de la buena disposición para poder continuar estando, siempre con el beneficio de atraer inversiones y conocimiento tecnológico para implementarlo, y dejar de continuar siendo ensambladores manufactureros.

El dinero no conoce ideologías, reconoce a proyectos que crean un bien común a la sociedad.

Por Ramses Pech – Grupo Caraiva – León & Pech architect

Sígueme en Twitter: @economiaoil

Fortuna y Poder

Marco Mares
¿Es la informalidad un obstáculo para obtener crédito para la vivienda?
Sistema de Transferencia y Pagos. Optimiza el tiempo de tu empresa.
Publicidad