Todos los Derechos reservados © 2020, Marco Mares

Entretenimiento

El sol es joven y todavía le quedan otros 4,500 millones de años de vida

Publicado

el

El Sol tiene apenas unos 4,500 millones de años de existencia, por lo que solo ha transcurrido la mitad de su vida, destacó la profesora titular de la Escuela Superior de Física y Matemáticas (ESFM) del IPN, Isaura Luisa Fuentes Carrera.

“El tiempo de vida de las estrellas depende de su tamaño, las que tienen mayor masa viven entre uno y 10 millones de años; las medianas, como el sol, tienen un tiempo de vida de 9,000 millones de años“, explicó.

“Actualmente el sol se encuentra a la mitad de su vida, ya que tiene 4,500 millones de años. Mientras que las estrellas más pequeñas viven cerca de 12,000 millones de años”, precisó en un comunicado del Instituto Politécnico Nacional.

De acuerdo con Fuentes Carrera, la etapa de muerte de las estrellas depende de la masa que tengan, una muy grande es de 10 a 70 veces más pesada que el sol, mientras que las más pequeñas son la mitad de su masa.

La astrónoma detalló que el desenlace o muerte de las estrellas ocurre de dos formas: con una gran explosión o el surgimiento de una enana blanca.

“Una estrella es un objeto capaz de brillar por sí mismo, ya que produce su propia energía cuando una nube de hidrógeno heterogénea se contrae y una porción de ésta se vuelve más densa que el resto y ejerce una fuerza de gravedad sobre las otras partículas de la misma”, explicó.

Al aumentar la densidad, la nube se comprime y eleva su temperatura lo suficiente para convertir el hidrógeno en helio, añadió la experta.

En una etapa temprana de vida, detalló, las estrellas tienen un color azul y su actividad es constante e inestable, ya que está en un proceso de adaptación de la gravedad con su energía liberada.

“La mayor parte de su vida, las estrellas transforman hidrógeno en helio, a esta etapa se le conoce como secuencia principal y se caracteriza por esta conversión en la que la estrella libera energía, brilla y su color cambia a amarillo”, indicó.

La profesora del Politécnico detalló que estos cuerpos celestes contienen inmensas cantidades de kilogramos de hidrógeno, cuando ya no hay este elemento empiezan a colapsar e inicia la etapa de su muerte.

En el momento que una estrella mediana o chica ya no tiene hidrógeno para quemar en helio, ésta evoluciona: primero se comprime y luego empieza a agrandarse hasta convertirse en gigantes rojas, volviéndose más grande que el Sol.

De esa forma, vive unos cuantos millones de años y después se deshace del gas que hay a su alrededor transformándose en una enana blanca que es una estrella pequeña, proceso con el que muere.

 

Publicidad
Click para comentar

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Fortuna y Poder

Marco Mares
El salario mínimo en tiempos de inflación
¡El Peso Fortachón! ¿Por qué se está apreciando el peso frente al dólar?
Publicidad